Capillas Otomíes

Capillas-oratorios familiares


Las capillas-oratorios no son exclusivas de la cultura otomí-chichimeca, sino que existen también en unas comunidades mazahuas del Estado de México. Sin embargo, la mayor concentración de capillas la tiene el municipio de San Pedro Tolimán-cerca de 200 capillas inventariadas- y en este municipio, los pueblos de San Pablo y San Miguel Tolimán. Los habitantes de estos pueblos están divididos entre “descendencias” o sea entre linajes (Don Diego, Reséndiz, Sánchez, Luna, etc); cada descendencia, según su tamaño, construyó; una o varias capillas. Las capillas pueden llevar el nombre de la descendencia (Capilla de los Granado), el nombre de su constructor (Capilla de Don Bato) o su profesión (Capilla del Pintor) o describir un lugar (Capilla Nd odo Chica/Piedra Chica). Están dedicadas a diversos santos o santas, la Virgen de Guadalupe o la Santa Cruz. Son construcciones pequeñas (desde 3 metros de largo hasta 15 metros para la más grande) con bóveda de cañón corrido, hechas de piedras pegadas con tierra o con cal. Los gruesos muros son lisos y la decoración exterior escasa: ocasionalmente, la puerta tiene un marco de cantera labrada o un dintel con algún motivo de argamasa. El estilo de construcción es característico del siglo XVIII, pero cuando han conservado sus fechas de construcción, éstas apuntan al siglo XIX y hasta al siglo XX - 1843 en la Capilla de Don Bato, 1913 en la Capilla de la Peña.

En San Pablo, los dueños de la Capilla de los Roque afirman que ha sido edificada en el año 1806, lo que haría de esta capilla la más antigua de la zona. Frente a la puerta de la capilla, que sea lateral o frontal, se encuentra el calvario, cubo de mampostería con un nicho que contiene alrededor de una gran cruz, varias cruces pequeñas. El calvario está rematado por otra cruz o una pequeña cúpula; en San Pablo, esta cúpula se llama “granada” una fruta que crece en abundancia en la región. El calvario marca el lugar donde murió; el antepasado fundador de la descendencia, el hombre “meco” o la mujer “meca” o sea chichimeco o chichimeca, y allí se le rinde culto. Unos muros bajos uniendo capilla y calvario delimitan un patio parecido al atrio de una iglesia. Las capillas tienen en general poca iluminación, la escasa luz llega a través de una linternilla en el techo o de un ojo de buey con aberturas formando una flor o un sol. Todas cuentan con un altar sobre el cual ha sido depositada una gran cantidad de pequeñas cruces de madera tallada o pintada -representando a los “xitas”, los antepasados muertos- junto a flores de papel, guirnaldas y veladoras.Las imágenes de los santos a los cuales está; dedicada la capilla han desaparecido o han sido trasladadas al altar familiar dentro de la casa. Varias capillas -de Don Bato, de San Diego, Nd odo grande, de los Luna, Reséndiz, del Pintor, entre otras- han conservado sus pinturas originales: paredes y techo están recubiertos de dibujos ingenuos de color rojo veneciano, ocre, negro, azul y blanco. Sus autores han representado escenas cristianas o elementos de la naturaleza -sol, luna, ciervos, estrellas-.

La linternilla es el corazón de una enorme flor de cuatro pétalos, en los cuales han sido incrustados platones de Talavera. Entre muchos motivos interesantes, podemos mencionar los ángeles músicos de la Capilla de los Luna, la Cruz “espinada” otomí; de la Capilla de San Diego y la cortina “a la italiana” que se abre arriba del altar de la Capilla de Nd odo Grande. Una tal concentración de capillas lleva al visitante el menos curioso a interrogarse sobre el origen de esta epidemia arquitectónica. Lo más probable es que los Franciscanos hayan alentado a la construcción de las capillas para cristianizar el culto otomí a los ancestros. De parte de sus constructores, la capilla debió de representar tanto una fuente de prestigio social como una manera encubierta de preservar y transmitir sus creencias. De cierta manera, ambos han logrado su propósito y hasta el día de hoy, se siguen llevando a cabo en las capillas muchas ceremonias, unas ligadas al calendario católico y otras a cultos locales o eventos familiares -despedida de la novia de su descendencia, velorios, rezos y velaciones de danzantes. No todas las capillas se encuentran en buen estado, se ve más de una con su bóveda cuarteada o arruinada. Algunas sirven de casa habitación -la antena de televisión emergiendo de la linternilla- otras de bodega o de corral.

 

Capilla Don Bato


Ubicada en San Miguel, Tolimán.

Capilla Los Luna


Ubicada en San Miguel, Tolimán.

 

Algunas Capillas del Municipio

 

  • Tortuga
    Tortuga
  • Tortuga1
    Tortuga1
  • Tortuga2
    Tortuga2
  • Tortuga3
    Tortuga3
  • Tortuga4
    Tortuga4
  • Tortuga5
    Tortuga5
  • Tortuga6
    Tortuga6

Ubicación Tolimán


Presidencia Municipal de Tolimán. 
Dirección: Benito Juárez 3, Centro, 76600 Tolimán, Qro.
Teléfono:01 441 296 7206